Make your own free website on Tripod.com

Home

La oportunidad de adherirse | Apoyo de la ANUV a las empresas venezolanas | Servicios de formación ANUV para empresas adheridas | Empresas adheridas | Materiales de trabajo | Siete días con la ONU | Enlaces importantes | Cómo adherirse
El Pacto Mundial en Venezuela
Materiales de trabajo

Transparencia y Lucha contra la Corrupción

La necesidad de transparencia sustenta los 9 Principios del Global Compact. El concepto de transparencia abarca un amplio espectro de temas: comenzando desde el nivel más bajo, con los problemas causados por la delincuencia y la corrupción, fuentes y uso de recursos financieros, impactos sociales y medioambientales de operaciones y productos, hasta problemas de nivel más elevado relacionados con el gobierno y el papel y la responsabilidad de los actores sociales. Esto implica a entidades de todas las áreas, incluidas los gobiernos, el trabajo, las organizaciones de sociedad civil y las empresas. Este diálogo sobre políticas estratégicas será la primera oportunidad de explorar las implicaciones de transparencia y corrupción en las operaciones empresariales y en las actividades del Global Compact.

Resultados del Proceso de Consulta para la Introducción de un Principio contra la Corrupción

1. Introducción
El 21 de enero de 2004, el Secretario General de la ONU Kofi Annan inició un proceso de consulta transparente e inclusivo para la posible introducción de un décimo principio contra la corrupción.
Una carta formal fue enviada a todos los participantes (1.205, el 31 de diciembre de 2003) para conocer puntos de vista. El Secretario General Kofi Annan subrayó que la adopción de tal principio sólo se realizaría si había un amplio apoyo, y que tal incorporación sería de naturaleza excepcional. Fue propuesto el siguiente enunciado: Las empresas deberán combatir la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y la criminalidad

En el proceso de consulta, el Global Compact envió newsletter y la website proporcionó información básica e informó a los participantes acerca del desarrollo de la consulta. Las redes locales también fueron movilizadas para buscar compromiso de sus participantes.

Los días 26-27 de enero de 2004, se celebró en París, Francia, un Diálogo sobre la Transparencia y la lucha contra la Corrupción. Este evento ofreció la oportunidad de debatir la introducción de un principio, dirigiendo temas tanto del proceso como de su fundamento, y mostró iniciativas existentes y prácticas relacionadas con la lucha contra la corrupción. El proceso de consulta concluyó el 7 de mayo de 2004 (después de que el plazo original del 21 de abril fuera aplazado). Este texto resume los resultados del proceso y esboza los siguientes pasos.



2. Resultados Cuantitativos del Proceso de Consulta
El 7 de mayo de 2004, se habían recibido 563 respuestas un porcentaje del 47%. Casi todas las respuestas estaban firmadas por los jefes ejecutivos de las compañías o de las organizaciones consultadas, indicando el alto nivel de interés que el tema suscitaba.



De las respuestas recibidas, 536 apoyaban la introducción del principio aproximadamente el 95%. Para completarlo, 21 respuestas incluían una calificación más elevada. Seis respuestas se oponían a la inclusión de un décimo principio.



Paralelamente, 252 nuevos participantes, que se unieron al Global Compact después del 21 de enero, fueron consultados. Ninguno de estos nuevos adheridos se opusieron a la adicción de un décimo principio.




3. Análisis cualitativo de respuestas

Respuestas positivas
Muchas de las respuestas de las empresas incluían una detallada descripción de las propias actividades de la compañía en la lucha contra la corrupción y argumentaciones razonadas de los méritos de añadir este principio. En 5 países, todos los participantes apoyaron la inclusión del décimo principio (Francia, Brasil, Nepal, Dinamarca y China).

Algunos de los principales argumentos ofrecidos para apoyar este principio fueron:

La corrupción es mala para los negocios


Las empresas deberían dirigirse en un ambiente de competencia justa; la corrupción está contra ese espíritu de competición y meritocracia.
La eficiencia de las empresas se basa en la confianza entre los socios de la empresa.

La corrupción perjudica la confianza empresarial La corrupción perpetúa la pobreza y causa sufrimiento a millones de personas


El Gobierno y la corrupción corporativa cuesta billones de dólares en todo el mundo, dinero que puede ser utilizado para mejorar el nivel de vida de un número incalculable de personas.
Erradicar la corrupción facilitará el efecto de cascada de las economías globales y contribuirá a la erradicación de la pobreza.
Un principio contra la corrupción puede suavizar la capacidad de resolver el problema de los participantes del Global Compact para evitarla. Un principio contra la corrupción refuerza los existentes 9 principios y las políticas empresariales.
La pretensión del lenguaje del principio propuesto es la afirmación de una política que toda empresa que desea operar de manera ética apoyaría.

Un principio tan importante debe ser nombrado explícitamente, más que ser deducido de alguno de los otros 9 principios
Los otros 9 principios se intensificarán y serán de más fácil consecución con el principio de corrupción ya que la corrupción tiene la capacidad de mermar los logros de la implementación del resto.
El principio de corrupción reforzará, y será reforzado por las ya existentes políticas anticorrupción, más los programas e iniciativas de los participantes del Global Compact. Un principio del Global Compact contribuirá a ampliar el movimiento social contra la corrupción
El principio de corrupción puede conducir a un proceso de consciencia, consultas, conferencias nacionales y campañas de los medios para promover acción positiva.


Respuestas Cualificadas
Hubo 21 respuestas cualificadas que apoyaron la inclusión del décimo principio bajo determinadas condiciones. Los puntos principales resaltados fueron:

Las empresas no deberían actuar solas, todos los actores sociales tienen un papel que jugar en la lucha contra la corrupción

El décimo principio no debería presentar a las empresas como las únicas responsables del problema de la corrupción. El papel de las instituciones públicas, incluidas las organizaciones internacionales, también debería ser convocado. Del mismo modo, el principio debería reconocer que la labor global y las ONGs también deberían tener un papel en la lucha contra la corrupción.
Los adheridos debe esperarse que actúen contra la corrupción dentro de su ámbito de influencia.
El principio debería expresar que se refiere tanto a los proveedores como a la parte de los demandantes de la corrupción.
La consulta para la inclusion de un nuevo principio debe ser de máximo alcance, inclusivo y transparente

Las modificaciones del Global Compact solo deberían llevarse a cabo después de que un proceso haya sido establecido para adiciones futuras, requiriendo cierto quorum, quizá una mayoría de no menos de los tres cuartos de los participantes. Cambiar las reglas de juego podría amenazar la credibilidad y la solidez del Compact, y la adicción de un décimo principio debe entenderse como una excepción absoluta.
La implementación de un nuevo principio no debería disminuir los esfuerzos para implementer los otros nueve, y no debe crear severos requerimientos de informe
El desarrollo y la implementación de los otros nueve principios debe continuar de manera vigorosa y los esfuerzos no deben concentrarse sólo en el nuevo principio. Hay mucho trabajo que queda por hacer en los otros nueve.
Del mismo modo, se advierte un malestar acerca del nivel de expectativas en las empresas considerando la inclusión de un décimo principio.


Respuestas Negativas
Hubo seis respuestas oponiéndose a la inclusión de un décimo principio. Las razones dadas son las siguientes:

La lucha contra la corrumpción está bajo la responsabilidad de las leyes criminales

El tema de la corrupción necesita ser tratado en un nivel diferente que los principios existentes. Los otros nueve se derivan de las obligaciones internacionales de los estados y requieren de cooperación voluntaria de las empresas. La corrupción implica principalmente a leyes criminales e invoca obligaciones legales de las empresas.
Miedo a una inevitable expansión a más principios
Expandir los actuales nueve principios podría crear una lista abierta e invitar a otras modificaciones.
El Global Compact debe ser visto como un documento complete no como algo que puede ser enmendado o modificado sobre bases ad-hoc de vez en cuando por adheridos, tanto por consenso como por voto. Permitir a los adheridos retirarse si no están de acuerdo con lo enmendado podría ser interpretado erróneamente como una objeción a la sustancia de la enmienda propuesta, incluso si éste no es el caso.
Un principio contra la corrupción debilitará los otros nueve principios

Adoptar un principio, como el de la corrupción, que no puede ser medido, podría arriesgar los existentes, de medición más fácil, y reducir potencialmente las expectaciones de su implementación.
El punto debería ser el de introducer apropiadamente herramientas para medir los existentes nueve principios y definer las reglas para excluir a las empresas que no intenten cumplirlos, más que introducir un nuevo principio.
La lucha contra la corrupción es un medio importante para respetar los otros nueve principios, pero no es un medio en sí mismo. Una lucha anticorrupción debería figurar como uno de los medios para promover los 9 principios.
El principio de corrupción no está basado en fundaciones sólidas como los estándares ILO o los Derechos Humanos, y el enunciado del principio propuesto elimina el voluntarismo que engloba el Global Compact.


4. Enunciado del principio

Había dos principales tipos de comentarios en el enunciado propuesto para el principio.
Un gran número de respuestas enfatizaban la necesidad del principio de explícitamente limitar la responsabilidad de las empresas a su propia esfera de influencia.
Sin embargo, la oficina del Global Compact desea anotar que este matiz ya subyace en todos los principio, y por tanto se aplicaría automáticamente al décimo principio también. La introducción para los principios del Global Copact establece que: El Global Compact pide a las empresas y a otras organizaciones sociales civiles a adherirse, apoyar y cumplir, dentro del ámbito de su influencia, una serie de valores básicos...

Por diversas razones, muchas respuestas también expresaron disconformidad con la frase combatir la corrupción, que formaba parte del enunciado propuesto.

Con respecto a este tema, el siguiente enunciado fue recomendado por el Secretario General:

Las empresas deberán trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y criminalidad.



5. Próximos pasos
Basándose en los resultados del proceso de consulta, la oficina del Global Compact recomendará al Secretario General que introduzca formalmente un principio contra la corrupción en la próxima Cumbre de Líderes del Global Compact, que ha convocado el día 24 de junio de 2004.

La Oficina también recomendará al Secretario General dar asesoramiento público ya que la adicción de este principio es excepcional y de que estos temas serán adecuadamente tratados.

Otra recomendación será que la adicción de un décimo principio no requerirá una nueva carta de compromiso. Los adheridos que no estén de acuerdo con el principio tendrán un periodo de un año para indicar que desean retirarse del Global Compact.

Después de la Cumbre, la Oficina del Global Compact iniciará un proceso inclusivo para desarrollar un programa de trabajo y para clarificar cualquier duda.

Mientras tanto, es importante recalcar algunas de las recomendaciones realizadas por los adheridos en el Primer Diálogo sobre Transparencia y la lucha contra la Corrupción en enero de 2004. Ello incluye: programas de formación, seguimiento interno de los resultados, y la necesidad de compartir los buenos ejemplos de las políticas de las empresas. Además, los adheridos expresaron su interes en trabajar con la ONU para la implementación de una Convención de la ONU contra la Corrupción y otras iniciativas existentes (tales como los Pactos Integrales de Transparencia Internacional), y desarrollar iniciativas sectoriales.

Las redes locales serán muy importantes en este trabajo, ya que muchos aspectos y los impactos de la corrupción son específicos a contextos nacionales y regionales.

El III Encuentro Internacional Foro de Aprendizaje del Global Compact se reunió en Brasil

Del 9 al 11 de diciembre de 2003, la Oficina del Global Compact celebró su III Encuentro Internacional Foro de Apendizaje en Nova Lima, Brasil. Al encuentro asistieron cerca de 240 participantes de los principales grupos stakeholders del Global Compact - empresa, sindicatos, sociedad civil, agencias de la ONU e instituciones educativas, y también a altos cargos del gobierno de Brasil . Basándose en un criterio básica de calidad - p.e., contenidos, aprendizaje, diálogo, prácticas- el encuentro superó los logros de los dos anteriores encuentros internacionales (Londres 2001; Berlín 2002). Entre lo más importante a destacar:
El encuentro asentó "El Foro del Global Compact" como una marca distintiva, reconocida por los participantes internacionales como una plataforma para compartir experiencias en la implementación de los Principios del Global Compact.
Metodologías tales como estudios independientes re-evaluados están en la actualidad reconocidos como herramientas fundamentales para fomentar el aprendizaje.
Por primera vez los participantes, después de más de 30 casos de estudio, debatieron dilemas reales y retos en la implementación de los principios, p.e., aquellos relacionados con los Derechos Humanos.
El Encuentro contó con el apoyo total del país anfitrión, con la implicación activa de los altos dignatarios del país - el más notable, Luiz Dulci, Secretario General de la Oficina Presidencial de Brasil - así como de los más altos representantes de otros sectores de la sociedad brasileña. Brasil como país está en la actualidad plenamente integrado en el Global Compact y compañías como Petrobras y el Banco de Brasil están entre las compañías líderes.
A continuación ofrecemos los primeros documentos producidos en este encuentro:

- En el Día de los Derechos Humanos, el Global Compact subraya la importancia de los Principios Universales de Derechos Humanos.

- Global Compact debate la complicidad empresarial en los abusos de los Derechos Humanos.

- La ONU necesita la Responsabilidad Social de los proveedores de productos y servicios.

- Los Diálogos Políticos presentan mejores prácticas en Responsabilidad Social Corporativa.

- El gobierno de Lula espera ser asesorado por el encuentro con la ONU en Minas.

- La ONU propone un pacto global contra la corrupción.


Antecedentes: Gobiernos y el Global Compact

Siguiendo la reciente Resolución de la Asamblea General para el apoyo del Global Compact, una breve introducción ha sido escrita por Georg Kell para fortalecer la relación entre los gobiernos y el Global Compact.

Antecedentes: Gobiernos y el Global Compact

Por iniciativa del Secretario General de la ONU, los gobiernos juegan un papel crucial en el Global Compact. A pesar de la relativa autonomía que la iniciativa goza dentro de la red organizativa de la ONU, el Pacto depende del respaldo de la Asamblea General de una licencia para operar. Además, el Pacto dependen de fundaciones de gobiernos individuales para sus costes administrativos y operacionales. Los gobiernos están, por tanto, en situación de proporcionar apoyo efectivo y legitimidad al Pacto, denegar tal apoyo o incluso oponerse y, en consecuencia, hacer imposible la misión del Pacto.

A nivel político, el Global Compact plantea dos cuestiones fundamentales: una es la amenaza real o posible de imponer derechos humanos universales y derechos laborales. La otra es el papel del sector privado en general, y las sociedades en particular, dentro de las redes de trabajo organizativas y operacionales de la ONU.

Hasta la fecha, los gobiernos nacionales lo han aprobado por lo general, aunque fuera a veces de forma cautelosa. El apoyo económico de un número de gobiernos a la Fundación Global Compact ha posibilitado el establecimiento de la Oficina del Global Compact, el eje que sustenta una red global de cerca de 1000 empresas y docenas de organizaciones sindicales y civiles de cerca de 70 países. Igual de importante es que el apoyo político, enmarcado por la Resolución de la Asamblea General A/RES/56/76, ha proporcionado espacio para innovar, sin el cual el Global Compact no se hubiera podido desarrollar.

Para aumentar este apoyo, los gobiernos de varios países juegan un importante papel, proporcionando asesoramiento crucial a las redes del Global Compact directamente y a través de varias agencias. Es también importante que también a nivel nacional apoyo adicional ha sido planteado por autoridades provinciales y locales (ejemplos que incluyen a la ciudad de Melbourne en Australia y a Belo Horizonte en Brasil). Tales apoyos han creado bastantes de los movimientos que han servido de base a los proyectos de los que brotan las iniciativas.