Make your own free website on Tripod.com
 
J A N U V
                   
  
OBJETIVOS | VALORES | DIRECTIVA | PREVENCION DEL ABUSO INFANTIL | CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO | L@S NIÑ@S EN EL MUNDO | CONTACTO

Home

  
                   
  
 PREVENCION DEL ABUSO INFANTIL 
  
 

Millones de niños en el mundo sufren de abuso sexual. Hay que hablar de ello y poner fin a esta tragedia infantil. El daño emocional y psicológico a largo plazo puede ser destructivo. El abuso sexual a los niños puede ocurrir en la familia, a manos de un padre, un padrastro, hermano u otra persona; o fuera de la casa, por ejemplo, por un amigo, la persona que lo cuida, un vecino, un maestro, o un desconocido.
Sin embargo, cuando el abuso sexual ha ocurrido, el niño desarrolla una variedad de pensamientos e ideas angustiantes. No hay niño preparado psicológicamente para hacer frente al estímulo sexual. Los niños de dos o tres años que aún no saben que la actividad sexual es "mala", desarrollarán problemas, frutos de su inhabilidad para hacer frente a la sobre-estimulación.

El niño de cinco años o más que conoce y aprecia al que lo abusa se siente atrapado entre el afecto o la lealtad que siente hacia esa persona y el conocimiento de que las actividades sexuales son terriblemente malas. Si el niño trata de romper con las relaciones sexuales, el que lo abusa puede amenazarlo mediante la violencia o negándole su afecto. Cuando los abusos sexuales ocurren en la familia, el niño puede tenerle miedo a la ira, los celos o la vergüenza de otros miembros de la familia, o quizás puede temer que la familia se desintegre si él descubre su secreto

La Convención de Derechos del Niño/a incorporada en la Constitución Nacional..." protege a los niños y las niñas de toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotacion, incluido el abuso sexual".

Una de las maneras de generar protección efectiva contra el abuso infantil es la difusión y la prevención, acciones a las que todos/as debemos sumarnos para cambiar indiferencia por compromiso.

Para educar en prevención es importante:

*Transmitir claramente, en las niñas y los niños, el respeto por su cuerpo. La idea de "mi cuerpo es mi territorio y nadie lo toca sin mi permiso", debe ser un lema para los niños y las niñas.

*Enseñar a niñas y niños a identificar sus partes intimas, y a reconocer diferentes tipos de caricias, de manera tal que si una persona toca su cuerpo y le dice que es un secreto que no puede contarse, sepa que debe contarlo a un adulto de su confianza.

*Escuchar y no dudar de su palabra, para que ante cualquier situación de abuso, pueda pedir ayuda y contar lo que le pasa.

*Enseñar a niñas y niños a decir NO; el respeto a los mayores no debe confundirse con incondicionalidad hacia ellos. Si tienen claro esto, sabrán decir NO cuando un adulto toque sus partes intimas, su cuerpo, su territorio.

*Evitar el tirón de pelos, cachetadas o cualquier agresión física, utilizado como método para mejorar la conducta. El castigo físico da al niño o niña la percepción de que los adultos pueden hacer uso de su cuerpo sin su permiso. Si las personas que deben protegerlo agreden su cuerpo, contribuyen a que otros adultos lo puedan usar para lo que quieran.

*Lograr que niños y niñas adquieran seguridad y autoestima

*Expresiones como "te equivocas" o "sos un inutil" disminuyen la autoestima. Por el contrario, "esta vez lo hiciste muy bien" o "la proxima vez te saldra mejor", la aumentan.

*El niño o la niña que es estimulado/a tiene un buen concepto de sí mismo, aprende a respetar su cuerpo, a identificar cuando le faltan el respeto.

*Educar en el ejercicio de los derechos.

*Si desde muy pequeños los niños y las niñas conocen sus derechos, no permitiran que el padre, la madre o los hermanos mayores abusen de ellos. Ejercer los derechos en la familia es una práctica de respeto y democracia.

 
  
 

El niño que es víctima de abuso sexual prolongado, usualmente desarrolla una pérdida de auto-estima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad. El niño puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede hasta llegar a considerar el suicidio.
¿Cómo saber si un niño fue abusado sexualmente?
Un niño o niña abusado sexualmente, puede presentar cambios drásticos de su conducta o comportamiento, tales como:
- Frecuente aislamiento.
- Intranquilidad permanente
- Regresiones, incapacidad para controlar esfínteres.
- Pérdida de apetito.
- Llanto continuo.
- Insomnios, miedo y pesadillas.
- Temor o rechazo a alguna persona.
- Bajo rendimiento escolar.
- Desconfianza en sí mismo.
- Agresividad.
- Dificultad para caminar y sentarse.
- Hemorragias por la vagina o el recto.
- Ropa interior manchada o rota.
- Inflamación de los genitales.
- Secreción vaginal o del pene.
- Infecciones en los genitales.
- Hematomas en el cuerpo, especialmente en los genitales.
- Dolor, prurito o inflamación genital o rectal.
- Embarazo.

Muchas veces en el niño no hay señales físicas de abuso sexual o, si las hay, tales como cambios en los genitales o en el ano, sólo pueden ser reconocidas por un médico.
El comportamiento de los niños abusados sexualmente puede incluir:
- Interés excesivo, ó el evitar todo lo de naturaleza sexual.
- Problemas con el dormir ó pesadillas.
- Depresión ó aislamiento de sus amigos y familia.
- Comportamiento seductor.
- Decir que tienen el cuerpo sucio ó dañado ó tener miedo de que haya algo malo en sus genitales.
- Negarse a ir a la escuela, delincuencia.
- Secretismo.
- Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías;
- Agresividad excesiva.
- Comportamiento suicida.
- Otros cambios severos en su comportamiento